CONFÍA EN LO QUE COMES

Conocer lo que comemos, y comer lo que conocemos. En Provamel creemos en un mundo donde los alimentos proceden de la tierra. Queremos que vuelvas a creer en la alimentación, y por eso somos abiertos y honestos en lo que hacemos y en lo que decimos. Si no es bueno para ti, tampoco lo será para nosotros. No somos perfectos, pero desde que empezamos en 1983 trabajamos para mejorar las cosas. Poquito a poco, año tras año.

QUEREMOS HACER LAS COSAS BIEN

  1. Tenemos una amplia gama de productos orgánicos* y de origen vegetal. Respetamos el medio ambiente y tenemos reglas muy estrictas para cuidarlo. Todos nuestros productos están libres de transgénicos y cuentan con certificados orgánicos* -lo que implica menos pesticidas y menos antibióticos para ti, y también para la Tierra-. Por ser orgánicos, nuestros alimentos no llevan aditivos artificiales, conservantes o colorantes. Lo que no encaja, ¡fuera!: al incorporar cada nuevo ingrediente, siempre valoramos hasta qué punto merece la pena, y nunca añadimos nada innecesario. Somos super claros con nuestras etiquetas, de forma que todo el mundo entienda bien nuestros ingredientes y su porqué. Sabemos que no somos perfectos, pero desde que empezamos en 1983, tratamos de hacerlo mejor cada día.
¿CÓMO LO HACEMOS?
* De toda nuestra gama, solo hay un producto que no es ni puede considerarse orgánico: Provamel Bebida de Soja con Calcio y Vitaminas (lógicamente, enriquecida con vitaminas).

SUMINISTRO Y COSECHAS SOSTENIBLES

Soja, avena, arroz, almendras, avellanas… Preferimos trabajar con proveedores ecológicos europeos locales. Nuestro objetivo es construir una relación personal y constante con nuestros proveedores, basada en la confianza y el respeto. Así ellos aseguran su futuro, y nosotros obtenemos lo mejor de sus cosechas. Y si necesitamos ingredientes más lejanos, como el cacao, siempre buscamos fuentes sostenibles. Todos nuestros productos son veganos, orgánicos y libres de transgénicos.

NUESTROS INGREDIENTES

COMPROMETIDOS CON LA PRODUCCIÓN SOSTENIBLE

La producción vegetal es más eficiente ya que consume menos recursos: alimentarnos directamente de los cultivos es más sostenible que usarlos como pasto de ganado. Y llevar una dieta más vegetal puede ayudar a reducir nuestro impacto en el planeta.

 

Nosotros ya estamos comprometidos y mantenemos la sostenibilidad en todo el proceso: te sorprendería saber la poca cantidad de agua, tierra y CO2 que utilizamos para elaborar nuestra bebida a base de soja. Y además, podemos decir que, a día de hoy, en nuestras fábricas la huella de carbono es neutra.

¿CÓMO LO HACEMOS?